17 ago. 2012

Qué es la Temperatura Color en Fotografía

En este tutorial vamos a aprender términos como temperatura color, grados kelvin y balance de blanco Vamos a ver por qué las fuentes de luz emiten colores distintos que nuestro ojo logra balancear pero que nuestra cámara no, y también vamos a ver cómo y para qué nos sirve hacer un balance de blancos correctamente con nuestra cámara.


No hay que ser un físico para saber que hay distintas fuentes de luz en el mundo. Tenemos la luz del sol, por ejemplo, las luces de tungsteno, o también las luces de tubo fluorescentes. Todas ellas tienen características en común, por ejemplo el hecho de que todas emiten luz, sea cual sea su intensidad.

Pero también tienen una propiedad que se llama temperatura color. Esta temperatura no mide qué tan caliente es nuestra luz, sino el grado de color que la luz emite. 

Tabla de las distintas temperaturas de color.
Cuando a nosotros nos hablan de temperatura, generalmente relacionamos las altas temperaturas con colores cálidos y las bajas temperaturas con colores más fríos. En el caso de la temperatura color pasa exactamente lo contrario. La temperatura color se mide en grados kelvin. Las luces con más de 5000° Kelvin suelen ser más azuladas o más frías, mientras que las luces de 3000 o menos grados Kelvin son las más cálidas o anaranjadas.

La luz del sol, por ejemplo, tiene una temperatura color de 5600° Kelvin. Esto quiere decir, que emite una luz de color más frío. Por otro lado, una luz de tungsteno tiene una temperatura color de 3200° kelvin. En otras palabras, la luz que emite es más cálida.

Nuestra cámara no puede tomar todas las temperaturas color como iguales y tiene que decidirse por una sola como la luz blanca. Este proceso se llama balance de blancos.

El balance de blancos está en todas las cámaras, desde una profesional hasta la cámara de nuestro celular. Cuando nosotros hacemos balance de blancos, estamos simplemente asignando una temperatura color como la luz blanca de nuestra imagen.
Imagínense que tienen un cuarto iluminado con la luz del sol. En este caso, para que la iluminación se vea blanca, vamos a querer hacer balance de blancos sobre luz día o, dicho de otra manera, sobre 5600 grados Kelvin. Ahora, si nosotros tenemos un cuarto iluminado con luces de tungsteno, vamos a querer cambiar este balance de blancos para 3200 grados kelvin, porque si lo dejamos en 5600, nuestra cámara va a pensar que la luz blanca es la del sol, y como el tungsteno emite una luz mucho más cálida que la del sol, nuestro cuarto se va a ver todo naranja.